miércoles, 4 de agosto de 2010

Diccionario de Falacias


Exceptuando a personajes como Samuel Colt que aseguraba: "Quien dijo que la pluma es más poderosa que la espada, es que no ha probado las armas automáticas", todos estamos bastante de acuerdo en que un buen argumento es mucho más poderoso que un ataque físico. Pero no es fácil tener un buen argumento, y sobre todo, encontrar las falacias lógicas que se entrometen y hacen que una de las dos partes no tenga tanta razón en una discusión. El problema principal de estos falsos argumentos es que muchas veces son psicológicamente muy persuasivos.

Buscando información sobre las sofismas o falacias lógicas, he encontrado un libro muy interesante, en formato digital, que resume, cataloga y ejemplifica una gran cantidad de falsos argumentos de una forma muy amena e interesante. Se trata del Diccionario de Falacias de Ricardo García Damborenea.

Se puede descargar de aquí, y ésta es la introducción:
Los argumentos sirven, como sabemos, para sostener la verdad (verosimilitud, conveniencia) de una conclusión. Con frecuencia, sin embargo, los construimos mal, con lo que su finalidad no se alcanza.
También con frecuencia, empleamos argumentos aparentes con el fin de engañar, distraer al adversario o descalificarlo. A todas las formas de argumentación que encierran errores o persiguen fines espurios, los llamamos falacias. El término procede del latín fallatia, que significa engaño, y lo empleamos como sinónimo de sofisma, palabra que acuñaron los griegos para designar el argumento engañoso.
Ya se ve que la terminología es imprecisa porque mezcla errores de razonamiento (por ejemplo una generalización precipitada), con maniobras extra-argumentales (por ejemplo un ataque personal), e incluye también los falsos argumentos que se emplean con la intención de engañar o desviar la atención (por ejemplo la falacia ad ignorantiam, la pista falsa o las apelaciones emocionales). Todos tienen una cosa en común: adoptan la apariencia de un argumento e inducen a aceptar una proposición que no está debidamente justificada. Unas veces nos engaña nuestro juicio y otras las mañas de nuestro interlocutor.
Ocurre con las falacias como con los dioses del panteón greco-romano: son tantas y con parentescos tan embrollados que cualquier intento de clasificación resulta inútil. Desde que Aristóteles redactara sus Refutaciones Sofísticas hasta hoy, no han aparecido dos libros sobre esta materia que recogieran el mismo ordenamiento. Es mucho más fácil clasificar insectos porque plantean menos problemas conceptuales y están mejor definidos. Los fallos argumentales, por el contrario, son escurridizos y ubicuos: un mismo error puede constituir varios sofismas a la vez. Aquí no vamos ni siquiera a esbozar una clasificación. Nos limitaremos a exponer las falacias más frecuentes en orden alfabético para facilitar su consulta.

17 comentarios:

  1. Está muy bueno el diccionario, Ezequiel. Coincido en que muchas veces, a pesar de tratarse de falsos argumentos, son muy convincentes y uno termina "pisando el palito".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ahh.. veo que estás usando dropbox. Excelente aplicación, lástima que nunca pude usarla para compartir archivos en la carpeta Public. El link no funciona haciendo click, aunque sí pude bajarlo haciendo click derecho--> guardar destino como.

    Voy a ver si me imprimo y anillo el librito (no me banco leer pdfs). Espero que me sirva en una serie de posts en mi blog acerca de distintas falacias lógicas.

    ResponderEliminar
  3. Espero que les sirva, yo estoy buscando un lugar para imprimirlo de forma económica, porque parece ser una obra de consulta indispensable.

    Me resulta muy útil Dropbox (almacenamiento online) para todo tipo de cosas, se lo recomiendo a todos, y en mi explorador sí se abre al hacer clic. De todas formas es igual que descargarlo con el botón derecho.

    Ya conocía lo de los arenques rojos, y sospechaba sobre los argumentos "Cherry Picking", pero jamás se me hubiese ocurrido un nombre tan bueno, muchas gracias por el enlace! Leo tu blog cuando veo que actualizas en Twitter porque no me acostumbro a los RSS.

    ResponderEliminar
  4. Yo llevo un rato largo leyendo. A mi, por lo menos, me va a ser muy útil.

    ResponderEliminar
  5. Excelente, buscare tiempo para analizarlo y papel y lapiz para recordarlo. Seria interesante atraer conocimientos Aristotelicos para poder argumentar de manera razonable. Hablando se entiende la gente, no dicen asi?

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Excelente aporte, me vino de perlas, justamente buscaba algo que centralizará las falacias y poder identificarlas ( y que se tenga ejemplos xD lo mejor).

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias pana,de verdad estaba ansiando descargar por completo este diccionario de falacias,me es de muchísima utilidad.

    ResponderEliminar
  8. Genial.
    Muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo! La expresión máxima de esto es la dialética de Arthur Schopenhauer, cuyo objetivo es "tener razón", y definió 38 estratagemas, que son todas falacias, que se emplean frecuentemente en las discusiones y debates.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Si vas a criticar algún artículo, te pedimos por favor (por el bien de la discusión y para ahorrar tiempo) que fundamentes tus críticas, y en lo posibles, cites otras páginas, autores, estudios científicos o artículos enciclopédicos.

Recuerda SIEMPRE copiar tu comentario antes de darle "aceptar". Siempre es probable que haya un error y se borre espontáneamente sin posibilidad de recuperación.