sábado, 26 de junio de 2010

Escepticismo, soberbia y humildad



Hace tiempo que quiero hablar de este tema, pero no he encontrado la forma de hacerlo. Aunque parezca paradójico, muy frecuentemente me sucede que me acusan de "soberbio" cuando hablo del escepticismo, y promuevo la duda frente a algunas personas. Y supongo que no soy el único.

Hay veces que se quiere desacreditar una forma de pensar acusándola de ser exactamente lo que ésta critica, y esto evidentemente es culpa nuestra.

El escepticismo científico es una posición práctica, filosófica, científica y epistemológica, en la que se cuestiona a las pseudociencias y, en general, la veracidad de las afirmaciones que carecen de evidencia empírica suficiente. En la práctica, esta posición suele aplicarse al examen de afirmaciones y teorías que van en contra del razonamiento lógico y del método científico. El escepticismo científico se basa en el pensamiento crítico y se opone a afirmaciones que carezcan de evidencia empírica verificable y contrastada.

Una vez comprendido lo que Wikipedia nos quiso explicar, podemos deducir que el escepticismo científico intenta ser humilde con todo el cuerpo de su pensamiento, si se me permite usar este oximoron. Cuando una persona que tiene una forma de pensar que se acerca al escepticismo científico intenta comprender la idea de algún terapeuta alternativo, o cualquier variante de lo que comprendemos como charlatán, suele librarse una discusión donde termina el escéptico riéndose del charlatán y siendo acusado de soberbio y arrogante. Pareciera que el escéptico no logra entender que puede haber algo más allá.

El escepticimo científico no es soberbio ni arrogante en sí mismo, sino que nosotros lo somos. Lo que sucede es que nos cuesta mucho no reírnos y burlarnos de cada tontería ilógica que nos vienen a plantear. ¿Significa esto que "nos las sabemos todas"? En absoluto. El hecho de que muchos no podamos contenernos y terminemos riéndonos de las energías, vibraciones, planos astrales, flujos energéticos, es porque entendemos algo de ciencia, y sabemos que ninguna de esas afirmaciones tiene algún tipo de sustento lógico o experimental.
Planteado esto, es propio de una persona soberbia, como en el caso de los que promueven estas mentiras, afirmar que estas cosas existen sin ofrecer ningún tipo de prueba, y menos aun oir las críticas que suelen recibir. Así que son ellos los que creen que "se las saben todas". Nosotros simplemente aparentamos saber mucho porque necesitamos dos o tres preguntas para desarticular un argumento falaz. Y por más que desconozca las bases de la gelatinoterapia oriental vibracional, sólo necesito saber que si no se ha hecho un estudio de doble-ciego al respecto, es muy probable que no funcione, o que parezca que funcione por el archiconocido efecto placebo. De hecho llevo siempre llevo en mente una serie de argumentos prefabricados para explicarle la invalidez del "a mí me funciona". Lo mejor es ver la cara que ponen cuando les digo "a mi no me funciona".

Si a estas alturas el debate tiene la suerte de continuar, tenemos que recordar que una persona que llega a esas conclusiones no conoce el pensamiento lógico, así que probablemente no nos sirva como una herramienta para ganar el debate. Muchas de estas personas sólo saben discutir por el lado de los sentimientos, así que consideran ganado el debate cuando: 1) nos reímos, ya que nos acusan de "sabelotodo"; 2) afirmamos que no tiene un cuerno de sentido lo que dicen, nos acusan de cerrados; o bien 3) les pedimos pruebas, y nos acusan de positivistas (si conocen esta palabra) o dicen que ellos son la evidencia viva de que la gelatinoterapia oriental vibracional es eficaz.
Descartemos las anécdotas de los que murieron por no acudir al médico bajo recomendación del gelatinoterapeuta, ya que literalmente, no pueden contar el cuento. Descartemos también explicar con estadísticas, ya que muchas de estas personas desconocen la matemática y la física (aunque abusan de una supuesta física cuántica). Y finalmente, descartemos debatir con alguien que gana dinero con eso, la dificultad de explicarle nuestro punto de vista aumenta exponencialmente en relación al dinero que gane. A lo sumo podremos exponer los puntos más simples y débiles ante otras personas y hacerle perder algunos clientes.

Una de las cosas que me resulta, es no hablar de las Medicinas Alternativas en general, porque cuando uno ataca uno de sus planteos ridículos, el naturópata cree defenderse atacando la falta de ética de las Farmacéuticas criminales. Incluso me han acusado de escribir este blog por tener acciones en Baxter. Si así fuese, como mínimo contrataría algún experto para que me de una mano con el diseño.
Los que criticamos a las (les diré terapias, porque me resulta tonto pensar que puede haber varias medicinas) Terapias Alternativas somos enviados de las Farmacéuticas, apoyamos completamente la experimentación con africanos pobres y las eventuales relaciones mafiosas con algunos gobiernos, pero sobre todo, somos mecanicistas y positivistas.
Me parece gracioso que nos acusen de mecanicistas y positivistas quienes defienden que la salud depende de flujos de energías, vibraciones, y memoria molecular por efectos cuánticos. Personas que sustentan sus charlatanerías con palabras científicas, y sobre todo, palabras científicas que no significan absolutamente nada fuera de su ámbito, y no son capaces de preocuparse en averiguarlo.

Y además, lo único que tiene en común la gelatinoterapia, con la homeopatía y el reiki, es que son mentira. No logro entender cómo una persona que cree que el agua ultrapura recuerda los efectos positivos de alguna sustancia que estuvo diluída en ella, pueda creer también que la salud se basa en flujos de energía que deben ser canalizados con las manos. Mal que les pese, son creencias diametralmente opuestas, totalmente excluyentes una respecto a la otra. Si una fuese real, la otra no debería existir. Lo único que tienen en común, es que son mentira.

Por estas dos cosas, me ha resultado más útil tomar cada pseudomedicina en particular, y analizarla puntualmente. En este caso, es necesario separar la paja del trigo de nuevo. Porque la homeopatía por ejemplo, se vende como "una terapia que busca la causa de la enfermedad en vez de intentar sanar los síntomas". Y eso es lo único que sabe la gente sobre la homeopatía, creen que se trata de un enfoque de la medicina, sin más.
El problema principal de esto, es que es mentira. No busca la causa de la enfermedad: la homeopatía no investiga, se dedica a mezclar conjuros mágicos y nada más. No investiga por la simple razón de que si lo hiciera, deberían quemar los resultados o dedicarse a otra cosa.

Si lográsemos que un médico científico salga victorioso en una lucha contra la burocracia, y las empresas de medicina prepaga, podría dedicarse a tener una mejor relación con el paciente, lo cual sería excelente. Pero desgraciadamente, y como están las cosas hoy, sólo pueden permitirse el lujo de hacer esto los charlatanes que no estudian medicina, y que cobran dinero en efectivo de sus clientes. Y por eso son respetados por tantas personas.

De la misma forma, no estoy en contra de la parte de las pseudomedicinas que inspiran a la relajación, a una vida optimista y alegre. Pero por favor, no ensucien esas nobles ideas con el término buenas energías, que se convierten en buenas vibraciones, y se termina desvirtuando cuando dicen vibraciones de más alta frecuencia. Ya que hablan de eso y ni si quiera saben qué es un Hertz, un período, una longitud de onda. Olvidaba comentar que esa frecuencia se puede regular con un imán, holograma, anillo de cobre, pirámide, gema semipreciosa o lo que tenga a mano el charlatán de turno.

Los escépticos científicos no criticamos estas cosas, que en última instancia, no les pertenece. Criticamos la escasez de metodología, o su ausencia completa. Criticamos la completa soberbia y arrogancia con la cual realizan sus afirmaciones, y no aceptan críticas. Criticamos que quieran curar a las personas cuando no son médicos, y que recomienden abandonar los tratamientos serios y probados efectivos.

La Ciencia es completamente opuesta, y logra los resultados que logra mediante el Método Científico, uno de los mecanismos más perfectos de aprendizaje, que permite separar las variables y entender las reglas por las cuales se rigen el Universo. Y se puede decir que es así, porque incorpora un mecanismo de autocorrección simple y básico: si las premisas propuestas no pueden demostrarse mediante la experimentación, por cualquier persona, algo puede estar fallando y hay que volver a empezar.

Y aunque los naturópatas más flexibles quieran hacernos creer que sus tratamientos son "complementarios" y no alternativos, sigue siendo malo para la sociedad. Siguen contribuyendo al círculo sin fin del Pensamiento Mágico, donde la explicación de las cosas es demasiado extraña e inentendible porque se esconde tras el velo inamovible del conocimiento ancestral. Todo lo que esto encierre sólo lo pueden entender algunas personas, y quienes no somos los elegidos no tenemos derecho a cuestionar nada. Se trata de una fe ciega en cualquier bolsa de palabrerío pseudocientífico, y quienes hacemos preguntas, o vemos que los razonamientos no cierran (o lo que es peor, lo hacen sobre sí mismos), es porque tenemos la mente cerrada. Tener la mente cerrada, o podrida por la ciencia, significa para algunos ser curioso y hacer preguntas. También significa dudar y pedir pruebas extraordinarias para afirmaciones extraordinarias.

Contribuir al Pensamiento Mágico, y a la irracionalidad, no puede traer más que consecuencias irracionales y terribles. Cuando se desconecta el cerebro, se puede hacer cualquier cosa. Y si queremos vivir en una sociedad coherente, no podemos basar nuestras decisiones en la más absoluta arbitrariedad.

Decisiones basadas en la irracionalidad... ¿Alguien escuchó de algún político importante que consulte frecuentemente a brujos, astrólogos y demás fauna adivinatoria? Históricamente hubo una estrecha relación entre miembros del poder y brujos, y si bien son datos que no suelen hacerse públicos, en Argentina hubo escándalos con la bruja del ex presidente Carlos Menem, o la de De La Rua. Y yendo un poco más lejos, hay anécdotas documentadas de Ronald Reagan siguiendo consejos de un astrólogo contratado por su esposa, y Bill y Hillary Clinton contratando a videntes para contactar con Eleanor Roosvelt y pedirle consejos.

A pesar de todo esto, pareciera ser que el Pensamiento Mágico tiene algo que el Pensamiento Crítico no. Los beneficios que nos trae la ciencia son palpables en todos los aspectos posibles, sobre todo en la pantalla misma donde usted está leyendo esto. Pero los beneficios directos de la ciencia son sólamente materiales. La religión, la pseudociencia y demás formas irracionales de concebir el mundo, son tan insustanciales que nos venden un paquete enorme de dogmas, costumbres, rituales y reglas morales (todas incuestionables), porque simplemente no tienen otra cosa.

Y aquí se puede volver a acusar a la ciencia de institución materialista y fría. La ciencia y la tecnología desarrollan conocimientos para entender el mundo y herramientas para hacernos la vida más simple y amena. A partir de aquí, lo que nosotros hagamos de ella, depende de nosotros.
Muchos no gustan de tener responsabilidades de este tipo y, prefieren creer que todos los sucesos son reglados por algo imperceptible que les da sentido.

La palabra imperceptible nos lo dice todo: por más interesante que fuese, no hay razón para pensar que efectivamente sea así. ¿La vida tiene menos sentido por esto? No necesariamente, sólo que depende de nosotros encontrarle un sentido.

Volviendo al tema de la energía vital y todas esas sustancias de existencia dudosa, quienes somos más escépticos, no rechazamos estas ideas por cuestiones personales. Lo único que pedimos es alguna prueba fehaciente e irrefutable de que lo que dicen es correcto. Mientras no puedan presentar eso, la seriedad de sus afirmaciones no va a ser diferente que la que tiene el ratón de los dientes, las hadas y los dragones. ¿Puede ser que haya algo más allá que lo que podamos percibir? Sí, de hecho, la lista de cosas que puede haber más allá es infinita, por eso no tenemos forma de saber si cuando morimos nos vamos al cielo, al purgatorio, al tercer infierno, reencarnamos en un caballo o una ameba. Son tantas las opciones y tantas las que podemos inventar, que no hay razón para creer en una sobre otra, por eso tenemos un poco de humildad y no afirmamos nada. Al día de hoy lo único que sabemos es que dejamos de vivir.

Por más reconfortante que sea, afirmar algo diferente no es más que una prueba de soberbia. Creer que sabemos sin basarnos en nada, rechazando la realidad, es arrogancia, pura y dura.


Este artículo está en Meneame, puedes votarlo si te ha interesado. ¡Muchas gracias!

Artículo guardado en Escepticismo y Opinión de este blog

17 comentarios:

  1. "El escepticismo científico es una posición práctica, filosófica, científica y epistemológica, en la que se cuestiona a las pseudociencias y, en general, la veracidad de las afirmaciones que carecen de evidencia empírica suficiente"

    Modestamente, yo le añadiría el latiguillo final de "incluidas las nuestras".

    Con ello y con el resto del artículo denoto una dicotomización "nosotros-ellos" que personalmente trato de evitar.

    Una de las características del quehacer científico es que su metodología nos pone a cada uno en nuestro sitio, cientifistas o no.

    El error en el que se puede caer consistiría en pensar que porque uno es partidario de una ideología, grupo, paradigma, etc., está por ello en lo cierto.
    El pensamiento considero que debe ir más bien en el sentido de un "lo que hago me define, en este caso me define como un escéptico cientifista". Si cambio mi quehacer cambiará la definición.

    Opino que desde un acercamiento como este se evitan también los debates generalistas y a veces demasiado fáciles de un "nosotros-ellos".

    Después de todo, nuestras afirmaciones son siempre provisionales a pesar de que lo refutado, refutado está.

    No entro en consideraciones estratégicas de lo que supone actuar de una otro modo, pero sí es importante recordar siempre lo impersonal de la ciencia y lo poco que le interesan los grupos. Y en este sentido tenemos mucho que aprender y mucho que rectificar.

    Conviene recordar que tenemos evidencias científicas de muchas cosas, y nos faltan de muchas otras. No todo son las pulseras holográficas o el pase de manos.
    Muchas otras actividades todavía no las hemos refutado (estamos en ello) y muchas otras aparecen bajo la capa de lo científico, cuando para algunos nos resultan burdas y para otros suponen doctrina oficial.

    ResponderEliminar
  2. Jorge: ¿no te parece que usando el método científico estamos aunque sea un poquito mejor equipados por emplear un mejor método? No es simplemente ideológico el asunto, sino metodológico, y no se trata de dividir por gusto. Aunque en general, me gusta dejar claro que en lo que a evaluar enunciados se refiere, sí estoy en un grupo distinto de los que aceptan los hechos por tradición o por autoridad.

    ResponderEliminar
  3. Creo que Jorge marca un punto importante. Desde el punto de vista científico, la realidad es que nuestras afirmaciones tienen caracter provisional.

    Sin embargo hay algo en lo que se puede ser tajante sin nigún problema, y es justamente lo que define a las pseudociencias: Las evidencias son lo que define la validez de tal o cual enunciado, y no otra cosa. Cuando se dice que una determinada actividad es una pseudociencia es porque no hay ningún tipo de evidencia de que esta reporte los resultados que ofrece. Hoy por hoy pueden faltarnos herramientas para refutar o verificar alguna ectividad, pero eso no implica que lo que se afirma en esta se cierto.

    No es agradable la división ellos-nosotros, pero tampoco me parece racional ablandar los argumentos para evitarla, ya que eso implicaria consentir el pensamiento mágico del que habla Ezequiel.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por escribir este artículo! Así no tengo que escribir yo algo similar... que seguro que me iba a salir horrible, y no con las ideas claras como el tuyo.

    Brindo por un mundo menos irracional

    ResponderEliminar
  5. Hola Marcelo, estoy de acuerdo con tu apreciación y por ahí iba mi opinión también de anteponer lo metodológico sobre lo ideológico.
    Nos define pues el quehacer no el grupo.

    Nicolás, me gusta distinguir entre las proposiciones anticientíficas, acientíficas y pseudocientíficas.
    Las primeras atacan la ciencia como tal, las segundas no pretenden relación alguna con la ciencia y las terceras son las que intentan disfrazarse con el manto de la ciencia.

    Con respecto al grado de la evidencia, creo que debemos distinguir las prácticas con alguna evidencia, sin evidencia y refutadas.

    La diferencia entre la segunda y la tercera es que en la segunda aún no se ha estudiado lo propuesto desde la metodología científica mientras que en la tercera, se ha estudiado y comprobado su ineficacia.

    A mi parecer y cara al público distinguiría las tres, sin olvidar que la falta de evidencia, es problema de quien defiende una práctica determinada.

    En cuanto al endurecimiento-ablandamiento de los argumentos, diría que tenemos que distinguir entre dos conceptos diferentes.

    Una es el del planteamiento científico, el cual no es ni duro ni blando, es el que es: Si podemos establecer un doble ciego mejor que mejor en fortalecer o refutar algo y en dar mayor robustez a la evidencia.

    El segundo tiene que ver con la estrategia: Se puede seguir una estrategia pragmática, radical, etc.
    Es un campo en el que no entré anteriormente y en el que no entro ahora ya que nos metemos en una amplitud de temas a tratar.

    ResponderEliminar
  6. Jorge:

    Me parecen correctas las distinciones que haces, tanto para las proposiciones como para las evidencias.

    Es nada más una opinión basada en impresiones, pero pienso que la forma en la que encarás el tema se construye sobre una premisa que no siempre se verifica, y es la predisposición de las personas a aceptar la evidencia y lo que esta implica.

    Creo que cuando se trata de pseudociencias las cosas no se dan como uno quisiera, ya que hay bastante resistencia a los argumentos que se pueden esgrimir en una crítica a estas "disciplinas". En este caso me da la impresión de que es necesario encontrar una forma de dejar la idea principal lo más limpia posible, si bien en rigor las cosas no son tan simples. Es a esto a lo que apuntaba con lo de "ablandar los argumentos", que como bien aclarás se trata de una cuestión estratégica, y de ninguna manera de una modificiación en la lógica de estos argumentos.

    ResponderEliminar
  7. Jorge:
    Estoy de acuerdo con prácticamente todo lo que dijiste. Sobretodo con la distinción que haces acerca de aspectos epistemológicos de la investigación y la ciencia.
    Como una persona que hace ciencia, simplemente estoy en contra de una cosa que expuso el autor del articulo y que me parece que debería discutirse más a fondo.
    En primer lugar no podemos decir que una o tal cosa son mentira, simplemente son intervenciones que no funcionan de acuerdo a nuestro paradigma.
    En segundo lugar el método científico no pretende ser el dueño de la verdad ni aquello que no se rige bajo su manto pasa a ser mentira.
    Tan solo buscamos una teoría, una hipótesis que sea lo suficientemente fuerte para sobrepasar los embates de la duda (ausencia de duda no es completa certeza). Y todo eso mientras aparece una nueva y más fuerte.
    Hasta hace poco muchos creían que la plasticidad cerebral mayor en niños que sufrían daño cerebral adquirido hacía que tuvieran una mejore rehabilitación en adultos. Y no es del todo cierto.
    No soy un experto en lenguaje pero si soy un estudioso del pensamiento. Sobretodo del lógico. Por eso cuando afirmas y pones en el mismo lugar al pensamiento mágico y al irracional recaes en la utilización de falacias. Que el pensamiento sea mágico no quiere decir que sea irracional, puesto que pensamiento lógico no es lo mismo que pensamiento racional. El pensamiento mágico no es algo malo de por si. Es dependiente del contexto cultural en que te encuentres. De hecho podríamos decir al ver las notables evidencias que el mundo esta lleno de personas irracionales (pues tienen pensamiento mágico) y que los escepticos somos los que estamos fallando.
    Pero no... Creo que el verdadero problema es el engaño y la estafa no las pseudociencias como tal. El problema es el pseudocientífico que engaña, estafa, y en algunos casos evita la utilizacion de la ciencia tradicional. Una pseudociencia es un constructo inexistente y falso creado por el hombre para poder vivir, tal como la ciencia. Ninguna de ellas hace nada sin los que la practican, es como la dinamita.
    Creo que puede existir una convivencia perfecta entre las pseudociencias y la ciencia tradicional.
    Si lo que te molesta es el dinero y el respeto que reciben me suena un poco a envidia.
    Pero si la medicina tradicional utilizara el efecto placebo como ellos lo hacen, no tendríamos este problema. El placebo es también un efecto terapéutico.
    Aquellos que se llaman escépticos tienen que serlo en primer lugar, escépticos de la misma ciencia en un principio y antes de atacar pseudociencias (que son fáciles de atacar) les recomiendo a los escepticos cientificistas que dediquen sus esfuerzos mentales a cosas mas importantes y que ayudarian mas que una pseudo-ciencia. Como por ejemplo las dificultades de cobertura medica y de tratamiento y la cantidad de problemas que por mas intervenciones que hacemos no parece funcionar una mejor que otra.
    No culpo a un campesino que tiene más cerca y siempre disponible a un brujo que a un médico.

    ResponderEliminar
  8. Buena discusión! Van algunos aportes.
    * Cierto es que no todo lo que queda fuera del tipo de conocimiento que llamamos científico es falso, en todo caso, a priori lo único que podemos decir es que es NO CIENTIFICO. Esa es la impostura que se combate al atacar a las pseudociencias, que sus proposiciones se invocan baja la pertenencia al corpus de conocimientos científicos cuando no lo son.
    * Ya los filósofos de la antiguedad distinguían entre la opinión (doxa) y el conocimiento (episteme). Los escépticos debemos cuidar esta distinción ya que por cierto somos intolerantes sobre aquello que no es opinable. El discurso "Mira, si tu dices que la Tierra es el centro del Universo está ok, tu tienes tu opinión y yo la mía" no vale para los escépticos.
    * Es curioso que muchos que se creen "hechos a imagen y semejanza del creador" ente al que además postulan como perfecto nos acusen a los escépticos de soberbios ...
    * Coincido con Sergio MC en que hay una falla de comunicación de los escépticos, pero eso lo tengo tratado en un extenso artículo que estoy buscando donde publicar

    ResponderEliminar
  9. Felicidades por el artículo, quizá un poco agresivo en algunos momentos, pero me ha gustado mucho.

    Podría pasarme horas hablando de aberraciones irracionales que no os creeríais, pero no tengo ni el tiempo, espacio o ganas necesarias. Pero si queréis un consejo, nunca intentéis razonar con alguien que cree que se va a convertir en superman por medio de la meditación.

    Un cordial saludo :)
    (Algún día la razón triunfará... o eso espero)

    ResponderEliminar
  10. Estimado Ezequiel, muy interesante tu artículo, pero sólo queríamos decirte que somos muy felices siendo irracionales. Keith Richards es bastante irracional y no parece haberlo pasado nada mal en la vida, ¿no?
    En pocas palabras... ¡por favor, no queremos ser salvados de las pseudociencias!
    Un saludo irracional.

    ResponderEliminar
  11. El articulo está bastante bien, quizás no estés de acuerdo con lo que voy a decir, pero creo que SI es un poco cerrado. Por lo que noto eres un hombre de ciencia totalmente involucrado en ella y lo que le falta es una perspectiva autocritica de la ciencia en sí.

    Creo que a la ciencia le falta mucho para alcanzar la perfección con la que hablas de ella, es más una de las cosas más importantes que aprendemos como parte del pensamiento científico es de la imperfección de ella. La mayoría de las ciencias, especialmente las que se desarrollaron a base del estudio de fenómenos terrenales, están llenas de fallas o limitaciones en sus teorías. Por ejemplo, en física, hay varios modelos de teorías para un mismo fenómeno, hay teorías que están acotadas a un rango de aplicación y solamente son válidas dentro de ese rango, hay suposiciones que alcanzan un grado “mágico” prácticamente porque son incomprobables, como es el tema de las teorías de las cuerdas, o de los agujeros negros, que si bien tienen su lógica y tienen un gran grado de aceptación dentro de la comunidad científica no dejan de ser lo más cercano a un cuento de hadas hasta que sean comprobables.

    Por eso es que estoy en total desacuerdo cuando escribís:
    "La Ciencia es completamente opuesta, y logra los resultados que logra mediante el Método Científico, uno de los mecanismos más perfectos de aprendizaje, que permite separar las variables y entender las reglas por las cuales se rigen el Universo."
    Específicamente remarco los puntos de “más perfecto de aprendizaje” y de “entender las reglas por las cuales se rigen el universo”. ¿Por qué remarco estos dos puntos? Por razones muy simples:

    El primero, “más perfecto de aprendizaje”, lo remarco porque creo que, si bien es uno de los mejores creado por el hombre, no está cerca de definirse como perfecto. Veamos, la definición de perfección es algo que alcanza los estándares más altos dentro de un postulado. Es decir, para dar un ejemplo, si se trata de un círculo, el círculo es más perfecto a medida que se acerca a la forma IDEAL de un círculo, por eso la definición de perfección tiene que ver con los ideas que tengamos acerca de algo. Ahora, volviendo al tema, decir que el método científico es perfecto, no se para vos, pero para mí es decir que es lo suficientemente bueno como para que cada cosa que investigamos con él, encaje perfectamente dentro de una idea absoluta, realista e incuestionable de cómo funciona TODO en conjunto. Como ya sabemos estamos muy lejos de tal cosa, y en realidad nos sirve para darnos una idea vaga y medianamente acertada de cómo puede llegar a funcionar algo. Si no fuese así habría una sola ciencia o teoría que explique el funcionamiento de todo, y en realidad la mayoría de las grandes ciencias, como física, química, biología o psicológica ni siquiera están unificadas dentro de sus propios límites, dado que poseen distintas teorías o hasta escuelas para estudiar las mismas cosas.

    El segundo punto, “entender las reglas por las cuales se rigen el universo”, lo remarco por algo que ya dije en el punto anterior, el método científico nos puede llegar a dar una “vaga idea y medianamente acertada de cómo puede llegar a funcionar algo”. Es decir que no existe tal cosa de entender realmente los mecanismos del universo, como a mí me gusta llamarle, sino que meramente podemos contemplarlos. Para ponerlo más claro, si tomamos al universo como una maquina enorme, un enorme reloj con una complejidad absurda, para bajarlo a una idea más tangible, nosotros lo que estamos observando apenas del “reloj” del universo es como se mueven las manecillas del reloj y a partir de eso sacamos conlcusiones de cómo funciona el complicadísimo mecanismo que lleva a que se muevan. Por eso, como solamente podemos observar y a partir de eso estudiar, es que podemos tener una idea cercana a esas reglas y de ninguna manera llegar a entenderlas como realmente son. Porque si así lo fuera, como lo dije antes, tendríamos una sola teoría universal que unifique y de explicación a todos los fenómenos que ocurren.

    ResponderEliminar
  12. Es decir, en realidad con todo lo que conocemos, no conocemos nada y el día de mañana podríamos llegar a encontrarnos con una raza superior que se ría de todas nuestras teorías y ciencias como vos te reis de las llamadas pseudociencias, ya que por más métodos científicos que tengamos, de comprobación, deducción, y verificación, aun así podemos estar 100% equivocados, porque no somos más que meros observadores principiantes.

    Por otro lado, y volviendo mas al tema del post, yo personalmente estudio ciencias de la computación, elegí tal ciencia para estudiar porque además de que me gusta, es una ciencia que no esconde demasiadas contradicciones como otras. Pero a pesar de esto, de conocer la ciencia, de conocer el método científico, de conocer muchas cosas que en un pensamiento racional llevaría a no creer nada de lo que dictaminas como pseudociencias, me pasan cosas a MI (no es que me las cuentan, no es que me influencian, sino que simplemente me ocurren), que no les puedo encontrar una explicación lógica, por lo que me otorga el beneficio de la duda sobre si las llamadas pseudociencias encierran algo de verdad entre todas las cosas que dicen.

    Es fácil hablar del tema cuando nunca te paso nada para poner en duda todo lo que aprendiste, pero cuando te chocas con algo de eso en carne propia es cuando realmente se originan ciertos cuestionamientos y dejas de cuestionar otras cosas porque no necesitas más demostraciones que tus propias experiencias.
    En fin, es una suerte que vos no corras con tales experiencias y no se te generen esas discordias, pero hay otras personas que no tienen la misma suerte que vos y atraves de las pseudociencias buscan sus respuestas, que por cierto, por mas que sean puramente psicológicas o tengan efecto de placebo, no quiere decir que no hagan un bien a la gente. Yo en mi caso no sigo a ninguna de las llamadas pseudociencias, simplemente me conformo con mis experiencias y lo dejo en duda, lo cual me obliga también a no poder ser una persona totalmente exceptica a esas creencias, sino que me lleva a preguntarme si, realmente… ¿habrá algo más?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Roberto: es interesante tu comentario. Pero creo que entendiste mal la idea, porque coincido exactamente con lo que decís en la primera parte.

    No dije que la ciencia fuera perfecta, sino que había demostrado ser uno de los mejores sistemas de aprendizaje:

    "La Ciencia es completamente opuesta, y logra los resultados que logra mediante el Método Científico, uno de los mecanismos más perfectos de aprendizaje, que permite separar las variables y entender las reglas por las cuales se rigen el Universo."

    Coincido con lo que decís, muchas teorías científicas tienen agujeros por todos lados, y algunas se acercan a la magia, pero generalmente se apoya la más coherente, y siempre se deja la puerta abierta a cambiar de idea. Nadie se queda contento con las teorías llenas de agujeros, y se sigue investigando para mejorarlas. Eso es la ciencia, y por eso es uno de los sistemas más perfectos. El día que aparezca alguno más eficiente o interesante, nadie dudará en usarlo para reemplazar lo que sabemos ahora.


    Sobre lo que decís de tus experiencias personales, es algo bastante heterogéneo. A todos nos ha pasado algo que hemos relacionado con algo "paranormal", pero tenemos que recordar lo extraño que es el cerebro, lo mal que funcionan nuestros sentidos, y cómo a veces nos hacen creer una cosa cuando está sucediendo otra. Los Prejuicios Cognitivos son ampliamente conocidos y explicados por las ciencias psicológicas y neurológicas, pero muchas veces nos cuesta creer que son ciertos, simplemente no queremos ni podemos admitir que nos equivocamos. En este artículo se ven claramente a personas lo que digo de no poder admitir un error.
    El artículo de wikipedia sobre los prejuicios cognitivos merece una leída, y también te sugiero este post de mi otro blog sobre el Efecto Forer.

    No hay experimentos y demostraciones científicas para absolutamente tooodas las experiencias de las personas, simplemente es algo imposible, pero entendiendo cómo funcionan muchas de ellas, es posible buscar explicaciones lógicas a muchas otras.


    Nunca dije que no haya algo más. Afirmar que no hay "nada más" es igual de tonto y vacío que afimar que sí hay "algo más".
    Simplemente hay que investigar, y buscar pruebas de estas cosas.

    Si estudiás Ciencias de la Computación sabrás perfectamente los peligros de un sistema que no se rige por leyes lógicas. Una persona que acepta cualquier cosa por igual, sobre todo si es una persona que puede influir sobre la sociedad y políticas públicas (como un político o empresario), es como "un mono como un bisturí".

    Sí, puede hacerle bien, tal vez haga algo bueno, pero como me decía el astrólogo Hugo Bonito: "yo le leo la carta astral a una persona que busca trabajo, y a lo mejor veo que las estrellas no le deparan nada bueno para los próximos ocho meses, así que le digo que ni busque trabajo". También hay ejemplos de personas que han muerto por dejar tratamientos de medicina científica por preferir a homeópatas (que no sirve para nada), y compañías que le venden a gobiernos "detectores de bombas" que buscan las "vibraciones electromagnéticas y cuánticas de explosivos, cadáveres y drogas en un radio de 5000 metros" y resultaron ser una carcasa de plástico vacía.
    Por lo menos en México, Iraq, Turquía y no se cuántos países más se usan estos cosos (buscá detector molecular), y el año pasado en Irak pasaron un puesto con estos detectores, con una Traffic con 2 toneladas de explosivos. 4 edificios gubernamentales destruídos y más de 200 muertos.

    El verdadero peligro es la falta de rigurosidad, la creencia vacía sin preguntas, y el "todo da lo mismo".

    ResponderEliminar
  14. Puede que me haya dejado llevar por el tono atacante frente a algunas cosas y no haya entendido realmente tu punto, pido disculpas.

    Estoy de acuerdo que con temas críticos no se puede dejar en las manos de la "suerte" por así decirlo, tampoco es bueno para nadie volcarse enteramente a esas creencias. Tengo una conocida gitana, que ella misma creyendo en sus cosas dice que primero están los médicos y las ciencias.

    Igualmente el ejemplo que diste sobre la caja de plástico vaciá es obvio que se trata mas de un tema de chantaje que de otra cosa. Y sobre el detector molecular es triste que se apoyen en algo así habiendo tecnologías mucho mas seguras y comprobadas para rastrear ese tipo de cosas.

    Estoy enterado de las fallas de la mente y la percepción, igualmente te dejo un ejemplo mucho mas practico y visible, es una ilusión óptica que, como la mayoría de las buenas ilusiones ópticas, demuestra que nuestro cerebro tiene una parte que controlamos y otras(que son la mayoría) que tienen función de órgano autónomo.

    http://almargendefermat.files.wordpress.com/2009/02/checkershadow.jpg?w=432&h=336

    Si tenes alguna maña con el photoshop lo podes ver mejor poniendo un cuadrado del mismo color entre los 2 rectángulos que los conecte y vas a ver que son iguales, pero a penas lo sacas vuelve a ocurrir la ilusión!

    Es increíble como a pesar de saber que son iguales volvemos a caer en el mismo truco apenas sacamos la referencia.

    Y sobre las experiencias personales, va mas allá de cosas aisladas, no es que me paso algo un par de veces y por eso lo digo. Pero en fin, tampoco me voy a poner a debatir sobre ello, porque como vos dijiste bien, son muchas las explicaciones que se le pueden dar y la psicologia en cuanto al estudio de la mente todavía no paso de una etapa de observación, y debido a esto pierde total sentido debatir sobre algunas cosas, porque todavía nos desconocemos como funcionamos nosotros mismos enteramente, solo hay pistas.

    Lo que si, si es de atribuirse esos fenómenos a mi mente por alguna razón, ¡es increíble la capacidad que tiene para algunas cosas! Y espero que llegue el día que se pueda conocer a ciencia exacta porque pasan.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Roberto dijo "Lo que si, si es de atribuirse esos fenómenos a mi mente por alguna razón, ¡es increíble la capacidad que tiene para algunas cosas! Y espero que llegue el día que se pueda conocer a ciencia exacta porque pasan."

    Bueno, gran parte de ello se debe a nuestra historia de interacciones (o sea nuestras experiencias). :)

    ResponderEliminar
  16. Seguramente ya lo habrán visto todos, pero viene al caso...

    http://amazings.es/2010/08/22/phil-plait-dont-be-a-dick-subtitulado/

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Si vas a criticar algún artículo, te pedimos por favor (por el bien de la discusión y para ahorrar tiempo) que fundamentes tus críticas, y en lo posibles, cites otras páginas, autores, estudios científicos o artículos enciclopédicos.

Recuerda SIEMPRE copiar tu comentario antes de darle "aceptar". Siempre es probable que haya un error y se borre espontáneamente sin posibilidad de recuperación.